Dejar atras el pánico…es posible (soporte psicológico)

“No. No, otra vez. ¿Por qué tiene siempre que aparecer de la nada?

No puedo recuperar el aliento. ¿Por qué no puedo respirar? Mis manos están temblando. El corazón me está yendo demasiado rápido. Seguramente mi pulso está subiendo. Desearía que alguien estuviese aquí…No, ellos pensarán que estoy loca. Tengo frío. ¿Por qué siento algo pesado en el pecho? ¿Cuáles eran los síntomas de un ataque al corazón? Dolor en el pecho. Brazos adormecidos. Esos son. Definitivamente estoy teniendo un ataque al corazón. Me siento los músculos rígidos. ¿A dónde han ido mis piernas? No puedo sentirlas. Esto es muy raro. Me siento como si estuviese al otro lado de la habitación, mirándome a mí misma. Irreal. No estoy bien. Me voy a poner enfermo. No es una buena idea. Quizá esto me calme. No debería estar fumando. ¿Cómo explico esto a alguien? No.”

Los ataques de pánico son tremendamente incapacitantes y diversos estudios muestran que, sin un tratamiento eficaz, pueden establecerse de forma crónica y deteriorante. Otras de las consecuencias indeseables que suelen derivarse del pánico son el funcionamiento social y laboral, la baja autoestima, las actitudes hipocondríacas, el abuso de alcohol o ansiolíticos.

Un psicólogo no va a juzgarte ni a pensar que estás siendo dramático/a, no lo escondas. No es demasiado tarde para empezar a trabajar en ello, para dejar atrás la sensación de que el mundo se derrumba sobre ti y lo paraliza todo.

Déjate ayudar por un profesional. Por un soporte integral centrado en la persona y la familia.

Lucía Romero Moreno , Psicologa, Policlincia Vitalpodo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *